CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Qué comían y cómo hacían sus necesidades los astronautas que llegaron a la Luna

A diferencia de las cápsulas utilizadas anteriormente, las misiones Apolo contaban con una dinámica más flexible. Los astronautas tenían la posibilidad de soltarse los cinturones e incluso circular por la nave. Cuatro años antes, los ocupantes del Gemini 6 debieron estar encerrados durante 15 días en un cubículo pequeño, sin abandonar sus asientos para comer, dormir o atender necesidades fisiológicas.

Lejos de la época de comida colocada en tubos como pastas dentales, los astronautas del Apolo disponían de una variedad de platos seleccionados para los gustos particulares de cada tripulante. Toda la fuente calórica iba en forma deshidratada, envasada al vacío, o dividida en porciones perfectas para ahorrar peso en la cápsula. 

astronautas.luna

No poseían agua potable; en cambio, se obtenía del residuo de la generación eléctrica, a base de hidrógeno y oxígeno, que lograba una base acuosa parecida al agua para consumo humano. El resultado era un líquido inocuo e insípido, casi tan parecida al agua destilada pero lleno de gas.

astronautas.luna

Orinar era un trabajo más simple: una manguera provista de un adaptador intercambiable para cada astronauta. El líquido se expulsaba a través de una válvula mediante un tubo de descarga. Como en el espacio la orina podía congelarse y obstruir la tobera de salida, esta iba calefaccionada.

astronautas.luna

El único problema real residía en los vómitos, ya que aproximadamente la mitad de los astronautas sufrían náuseas y mareos durante sus primeras horas en el espacio. Las arcadas podían sobrevenir de repente, pudiendo ser grave, puesto que durante el lanzamiento y fases iniciales del vuelo, era obligatorio llevar puesto el casco "de pecera".


Fuente: lanacion.com.ar

Imágenes: Shutterstock