PERSIGUIENDO A HITLER

Secretaria de Goebbels revela cómo el alcohol mantenía insensibles a los hombres de Hitler

Por: HISTORY Latinoamérica

Brunhilde Pomsel, la secretaria del responsable de propaganda nazi Joseph Goebbels, fue testigo de algunos de los hechos más atroces del nazismo. Empleada por la mano derecha del mismísimo Adolf Hitler, a sus 105 años dio información sobre los oscuros días que pasó en el centro del régimen nazi.

De acuerdo a una entrevista que brindó al diario The Guardian, ella, su jefe y los demás empleados se trasladaron al “Führerbunker”, en donde el alcohol era más importante que el agua durante los últimos días de la Segunda Guerra Mundial. "Me sentí como si algo se hubiera muerto en mí. Tratamos de asegurarnos de que no nos faltara el alcohol. Lo necesitábamos para permanecer en un estado de insensibilidad", cuenta.

De acuerdo al relato de la mujer, en aquel entonces se afilió al Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán no porque fuera partidaria de sus ideas, sino porque todos lo hacían. Además, cuenta que muchos trabajadores del régimen ni siquiera sabían que a los judíos se los enviaba a los campos de concentración. A pesar de ello, Pomsel afirma que sabía de ellos y que pensaba que eran necesarios para “reeducar a la gente”.

Tras la noticia del suicidio de Hitler, el 30 de abril, y al día siguiente el de su jefe Goebbels, todos se quedaron boquiabiertos e idearon un plan para salvar su vida. Entre las secretarias cortaron sacos de comida para crear una bandera blanca con la que informar su rendición al Ejército Soviético. A pesar de ello, Pomsel pasó cinco difíciles años en prisión tras la Segunda Guerra Mundial. 

 

 

 


Fuente: The Guardian

Imagen: Shutterstock