genio

Todos los genios tuvieron algo en común

¿Qué tienen en común los grandes genios de la historia? ¿Qué característica comparten los dueños de las mentes más brillantes de todos los tiempos?

El historiador de la ciencia James Gleick, autor de biografías de científicos muy disímiles en sus aspectos exteriores pero igualmente geniales, como Isaac Newton y Richard Feynman, lo sabe.

Para Gleick, aparte de la inteligencia, todos los grandes genios tienen y han tenido una extraordinaria capacidad de concentración, largamente superior a la de una persona “normal”.

Esa tendencia y capacidad para encontrar dentro de la propia mente el espacio y el tiempo liberado para entregarse a una práctica puntual y dedicarle toda la energía, es común tanto en genios de vida social agitada y licenciosa, como en aquellos tímidos y retraídos.  

Gleick lo explica de esta manera: "Todos los genios tenían una habilidad de concentrarse con una intensidad difícil de concebir para las personas normales... una pasión por la abstracción".

Esta experiencia que caracteriza a la genialidad, la de la concentración plena, fue descrita con gran precisión por el propio Albert Einstein en una carta a su hijo, cuando dice: “Ese momento en el que estás haciendo una cosa, y el disfrute es tal que no notas que pasa el tiempo. Debo reconocerte que algunas veces se me pasa la hora de la comida mientras estoy trabajando…”

 

 

 


Fuente: Pijama Surf

Imagen: Bangkokhappiness / Shutterstock.com