SIGNADOS POR DIOS

SAN JOSÉ DE CUPERTINO

El 4 octubre de 1630, en la iglesia del Monasterio de Las Clarisas en Cupertino, ocurrió un prodigio destinado a ser recordado como único en la historia. José, un fraile que, en estado de éxtasis místico, se elevó desde el suelo y voló. Así comenzó la increíble experiencia de San José de Cupertino, "el cura que volaba". Analizaremos la vida del "cura que volaba", entre los éxtasis y las levitaciones cotidianas que lo destinaron a la santidad, pero que al mismo tiempo lo condenaron a la soledad y a la vergüenza. Trataremos de entender cómo fueron posibles aquellas levitaciones y qué ocurría realmente. Desde Asís hasta Pietrarubbia, desde Fossombrone, hasta llegar finalmente a Ósimo, donde en el silencio de una humilde celda, el 18 de septiembre de 1663 el fraile José realizó su último vuelo.